rape-salsa-azafran

 

La Navidad está a la vuelta de la esquina y, como buenos anfitriones, debemos contar con un recetario rico, saludable y completo para que nuestros comensales se deleiten durante estas cenas. Uno de los platos que van a triunfar es, sin duda alguna, el rape en salsa de azafrán con carpaccio de gambas.

 

El bogavante de Navidad y el pescado con azafrán, tomates y vino blanco nos dan una gran opción para cocinar estos días, pero si realmente queremos llevar la cocina al siguiente nivel, tenemos que incorporar un toque moderno a nuestros platos tradicionales.

 

Dicho esto, ha llegado el momento de descubrir cómo preparar esta fantástica receta para que seas la auténtica estrella de tu casa. ¡Anímate y cocínala con nosotros!

 

Receta: Rape en salsa de azafrán con carpaccio de gambas

Ingredientes

  • 2 colas de rape
  • 600 g de gambas
  • 3 cebolletas
  • ½ cucharadita azafrán
  • 10 aceitunas negras sin hueso
  • 1 taza berros
  • 1 cda harina común
  • 3 cucharaditas mantequilla
  • aceite de oliva
  • 1 limón
  • sal en escamas
  • sal de mesa
  • pimienta blanca

 

Elaboración

Empieza por limpiar bien las colas de rape, poniéndolas en una fuente e introduciendo en el horno precalentado 20 minutos a 180º. De esta forma soltará todo el jugo y, cuando vayas a calentar el rape más adelante antes de servir, no se aguará y permanecerá intacta.

Una vez listo el rape, cuela el líquido y reserva. Nos preparamos para hacer la salsa del azafrán. En una cazuela pon una fina cama de aceite de oliva y rehoga las cebolletas cortada en finas láminas. Cuando esté brillante y tierna salpimenta al gusto, espolvorea una cucharada de harina y fríela durante un par de minutos sin parar de remover. Después añade las hebras de azafrán y por último vierte el líquido del rape poco a poco hasta que la salsa comience a ligar y espese.

 

Apaga el fuego y mantén en la fuente de calor un par de minutos removiendo suave y constantemente. Vuelca el resultado en un vaso batidor y tritura hasta conseguir una cremita homogénea.

 

Volvemos a las colas de rape. Una vez estén templadas elimina el hueso central y corta los lomos en un tamaño mediano. En una sartén derrite mantequilla y un par de cucharadas de aceite de oliva; y cuando esté caliente sella el rape durante un minuto por cada lado y reserva.

 

Ahora, en una cazuela baja vuelca la salsa de azafrán, introduce los lomos de rape y pon encima de cada pieza una gamba. Te quedará más bonita si quitas la cáscara y mantienes la cabeza junto a la parte final de la cola.

 

Llegados a este punto puedes cubrir con una tapadera y guardar en el refrigerador hasta la hora de la cena. Eso sí, no olvides sacarlo y ponerlo a calentar muy suavemente media hora antes de consumir. Con el propio calor que se condensa dentro de la cazuela  la gamba se cocinará perfectamente y como hemos eliminado todo el liquido del rape al hornearlo te quedará una salsa impecable y deliciosa.

 

¡Ahora a preparar el carpaccio! Lo primero que debes hacer es pelar las gambas y retirar el intestino para dejar las colas bien limpias. Una vez tengas las colas listas extiéndelas un poco separadas entre sí sobre papel sulfurizado y cúbrelas con plástico transparente. Coge un rodillo de cocina, aplasta dando pequeños golpes y haz rodar el rodillo sobre ellas hasta conseguir una capa fina. Introduce en el frigorífico o en congelador unos minutos para que endurezca un poquito.

 

Transcurrido el tiempo sácalo del frío. Coge el plato donde vayas a servir y dispón el carpaccio en él. No te preocupes si se te estropea o se rompe porque lo vamos alisar y a unir de nuevo. Ahora cubre con papel film y almohadilla de la mano para lograr el grosor que deseas.

 

Listo el carpaccio vamos a montar este espectacular y delicioso rape en salsa de azafrán. Elimina el plástico que cubría el carpaccio y vierte un cordoncito de aceite de oliva, exprime unas gotas de limón y esparce unas escamas de sal. Coloca el rape, su gamba y una cucharada de salsa de azafrán por encima. Decora con unas hojas de berros y unas aceitunas negras muy picaditas. ¡Y ya está!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *