RECETA-SOPA-BACALAO-AZAFRAN

 

El bacalao es uno de esos pescados que no puede faltar en la dieta. No solo por el gran aporte de omega 3 que le da a tu organismo, sino también porque se puede combinar con muchas especias, como el azafrán, que le dan un toque de color y sabor perfecto para tus comidas. La sopa de bacalao con azafrán es una de las más deliciosas.

 

Además de la sopa de azafrán y la sopa de ajo con azafrán, esta receta te ayudará a entrar en calor ahora que hemos empezado el otoño y se avecina la época del frío. No te olvides de combinarlas con otros platos de cuchara para tener una experiencia increíble en la cocina.

 

Adéntrate en el fabuloso mundo del bacalao y descubre cómo cocinar esta receta:

 

Receta: Sopa de bacalao con azafrán

 

Ingredientes

  • 300 gr. de bacalao desalado
  • 300 gr. de patatas
  • 1 tacita de leche
  • 1 cebolla grande
  • 2 cucharadas de galleta de Inca picada
  • 1 diente de ajo
  • 1 brote de hinojo
  • 1 brote de perejil
  • 4 hebras de azafrán
  • pimienta blanca
  • nuez moscada molida
  • aceite de oliva virgen
  • sal

 

Elaboración

Pela las patatas y corta en trozos finos e irregulares. Lava y reserva. A continuación pela y pica menuda la cebolla, sofriendo en una olla con una cucharada de aceite hasta que esté bien cocida, sin dejar que coja color.

Añade el bacalao desmigado y desespinado -reservar la piel para las patatas-, da unas vueltas y cubre con un litro de agua. Deja cocer a fuego lento unos 35 minutos, hasta que las patatas se empiecen a deshacer.

En un mortero muele el azafrán, pon una pizca de sal y pica el ajo -la sal ayuda a que el ajo no salga disparado-. Cuando esté bien majado, añade el perejil y sigue picando hasta que quede prácticamente desintegrado. Pon en el mortero un poco del caldo de bacalao para ayudar a recoger el majado y tira en la sopa.

Añade la leche, la galleta de Inca, pimienta, nuez moscada. Deja que vuelva a romper el hervor y prueba si necesita sal. Deja cocer suavemente unos 10 minutos más y aparta del fuego. La textura de la sopa debe ser ligeramente cremosa y notarse los trozos de patata y bacalao.

Si prefieres una crema fina, puedes dar un golpe de batidora. Corta la piel de bacalao en tiras y freír en aceite hasta que quede bien crujiente y escurrir y ya tendrás la mayor parte del proceso hecho.

En el momento de servir, espolvorea por encima un poco de hinojo bien picadito y coloca encima una tira de piel de bacalao. De esta forma tendrás una sopa rica y suave que te ayudará a sobrellevar el frío del otoño, pero que también te servirá para disfrutar del invierno como se merece. ¡Buen provecho!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *