Risotto de sepia al azafrán

El risotto es una receta tradicional italiana a base de arroz. Su punto más característico es su cremosidad, que se obtiene gracias al queso y a la mantequilla que lleva entre sus ingredientes. Para que el resultado sea perfecto hay que elegir un arroz adecuado e ir añadiendo caldo o agua caliente sin dejar de remover. La receta que te proponemos hoy es risotto de sepia al azafrán, aunque puedes prepararlo con los ingredientes que más te gusten, como setas, verduras, pescado y marisco, carne…

 

Para hacer risotto no se debe elegir cualquier arroz. Las variedades más indicadas son el arroz Arborio o el Carnaroli. Un buen risotto es el que queda cremoso y no caldoso. Para ello, el arroz debe tener un alto contenido de almidón, que es lo que le otorga esta textura. Además, debe ser corto y duro para que absorba el líquido y aguante el constante remover.

 

Receta: Risotto de sepia al azafrán

Ingredientes

  • 300 g arroz Arborio
  • 1 sepia
  • 1 l caldo de pescado
  • 1 cebolla
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 diente de ajo
  • 1 puerro
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 100 g de queso parmesano
  • ½ cucharada de hebras de azafrán de La Mancha
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración

Pon a calentar el caldo. Retira medio cazo y pon las hebras de azafrán. Mientras, hay que preparar un sofrito que, como sabes, es la base de cualquier arroz. Para ello, pela y pica la cebolla, el puerro y el ajo. Pon una cazuela a calentar con un chorreón de aceite de oliva virgen extra y rehógalo. Cuando la cebolla esté transparente, añade la sepia troceada y remueve.

 

Para tostar el arroz, que es una de las claves para que el risotto tenga su característica textura, sube el fuego y añádelo a la cazuela. Túestalo unos 3-5 minutos, hasta que se vuelva un poco transparente, y sin parar de moverlo para evitar que se queme.

 

Pasado ese tiempo, añade el vaso de vino y deja que se evapore el alcohol. Baja el fuego y añade el caldo caliente, poco a poco y removiendo cada vez, así durante 15 – 18 minutos. El último cazo de caldo que añadas debe ser el que contiene las hebras de azafrán. Pasado ese tiempo, pruébalo y salpimenta al gusto.

 

El último paso es mantecar el risotto. Una vez cocinado y retirado del fuego, añade la mantequilla y el queso parmesano rallado o en lascas para que adquiera una textura más melosa. Deja reposar el arroz tapado unos 5 minutos antes de servirlo.

 

Consejos para que el risotto quede en su punto

  • Cocción justa, entre 15 y 18 minutos.
  • Añadir el caldo gradualmente para que el grano lo vaya absorbiendo.
  • Remover constantemente para que suelte todo el almidón.
  • Agregar la mantequilla y el parmesano dos minutos antes de terminar la preparación para que la textura sea perfecta.

 

Si eres más de carne, prueba a hacer este risotto de pollo, ¡te encantará!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *