receta-gallete-mango-azafran

 

Una de las grandes alegrías del verano es la gran cantidad de frutas que tenemos a nuestra disposición. Hoy vamos a utilizarlas para preparar un delicioso gallette de crema de azafrán y mango, uno de esos pasteles que apetece tomar después de comer a la hora del café con los amigos.

 

Al igual que la panna cotta de azafrán y vainilla o el arroz meloso con peras, puerros y azafrán, esta receta se combina con la fruta para ofrecer una experiencia sensorial completa: el oído cuando la cuchara toca el plato, el sabor cuando llega al paladar, el color cuando lo miras…

 

Todo cuenta a la hora de presentar este gallette, así que presta atención a las instrucciones para que te salga un pastel de rechupete:

 

Receta: Gallette de crema de azafrán y mango

Ingredientes

  • Masa quebrada
  • 140 g Mantequilla
  • 75 g Panela
  • 1 Huevo talla L
  • 295 g Harina integral de trigo
  • 10 Hebras de azafrán
  • 4 g Sal
  • Crema pastelera
  • 190 g Leche entera
  • 40 g Azúcar blanquilla
  • 10 Hebras de azafrán
  • 12 g Maicena
  • 2 Yemas de huevo talla L
  • 1 Mango maduro

 

Elaboración

Para empezar la Gallette de crema de azafrán y mango empieza por la masa quebrada, mezclando la panela y la mantequilla en un bol. En el caso de que tengas una batidora con varillas robustas, también puedes usarla, e incluso utilizar una rasqueta e ir desmenuzando mientras volteas la mezcla.

Después incorpora el huevo, que no se absorberá completamente. En varias veces añadimos la harina, el azafrán y la sal. Eso sí, mezcla bien hasta que no quede ningún resto de harina innecesario entre los ingredientes.

Envuelve en papel film y mételo en la nevera. La crema pastelera puedes hacerla en un cazo o en un microondas con mucha facilidad. Pon los ingredientes en un bol de cristal o plástico, mezclándolo un poco y metiéndolo durante 30 segundos a máxima potencia. Al sacarlo, no te olvides de batirlo con varillas y repetirlo todas las veces que lo necesites.

Una vez cuajada la crema bate vigorosamente con las varillas hasta que quede una textura suave y brillante. Cúbrela toda la superficie de la crema con papel film y deja que se atempere antes de usarla, o guárdala en la nevera para el día siguiente.

Cuando vayas a hornear la galette saca un rato antes la masa quebrada del frigorífico, asegurándote de que no está demasiado dura. Coge un papel de hornear, pon la masa al medio, cúbrela con papel film y estírala con ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 3 milímetros. Después extiende la crema pastelera en el borde, pela el mango y repártelo sobre la crema en tiras finas, doblando el borde que hayas dejado.

Finalmente, hornea durante 30 minutos a 190ºC, con calor arriba y abajo, y déjalo enfriar sobre una rejilla. Un buen truco es dejarlo varios días, porque te irá quedando cada vez mejor, pero dudamos de que aguantes tanto tiempo sin probar esta delicia.

De todas formas, no dudes en hacer una presentación perfecta para que todos se queden boquiabiertos. ¡Mucha suerte!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *