Solomillo de cerdo con salsa de cebolla al azafrán

Una de las grandes cualidades del azafrán es que puede complementar cualquier plato, como sucede con el guiso de rabo de toro al azafrán, el conejo guisado picado al azafrán o, en pescados, la dorada al azafrán con cebolla y patatas. En esta receta de cerdo con salsa de cebolla al azafrán combinamos productos muy comunes en nuestra gastronomía para crear una comida perfecta de cara a la llegada del otoño.

 

El cerdo nos aportará los aminoácidos esenciales para el rendimiento de nuestro cuerpo, a través de sus proteínas, mientras que la cebolla y los champiñones nos ayudarán a equilibrar el balance vitamínico de nuestro metabolismo. El azafrán nos aportará propiedades antioxidantes y reducirá nuestro apetito.

 

Ten en cuenta la elección de la carne de cerdo cuando vayas al supermercado. Necesitarás cerca de un kilogramo de aguja, de buena calidad y jugosa, para que el resultado te quede perfecto cuando lo sirvas en la mesa para tus comensales.

Receta: Solomillo de cerdo con salsa de cebolla al azafrán

Ingredientes

  • 3 cebollas grandes y blancas
  • 50 gramos de mantequilla
  • 800 g o 1 kg de solomillo de cerdo
  • 1 pastilla de caldo de carne
  • Pimienta molida
  • 200 gramos de champiñones
  • 4 cucharadas de nata
  • Azafrán

Elaboración

Para comenzar, prepara los condimentos. Calienta la mantequilla en una cacerola amplia, en la que puedan caber todos los ingredientes, y mezcla el azafrán en un vaso con dos dedos de agua templada hasta que tiña.

Corta la carne en cuadraditos y saltéala en la cacerola. A continuación, pon la cebolla en rodajas junto con los champiñones y mézclalo bien con la mantequilla. Baja el fuego al mínimo y añade el azafrán con agua, la pastilla de caldo y la pimienta.

Ha llegado el momento de dejarlo cocer a fuego lento (una hora como mínimo). El jugo de la cebolla ayudará a que los ingredientes se mezclen sin necesidad de añadir más agua, pero si ves que se queda corto, añade solo un poquito.

Cuando se haya cumplido la hora, destápalo y déjalo cocer durante treinta minutos más. Observa si la cebolla está fundida en la salsa y rodea la carne, porque ese será el indicativo de que nuestro rico cerdo con salsa de cebolla al azafrán está casi preparado.

Añade la nata y sírvelo de inmediato para conservar el calor y las propiedades de los alimentos. Si vas a guardar el plato para el futuro, puedes guardar la nata, porque será mejor que se la eches cuando justo cuando vayas a recalentar el plato.

Jugoso es la mejor palabra que tenemos para definir el cerdo con salsa de cebolla al azafrán. Es una receta presente en todas las regiones de España, que se nutre de la belleza del cerdo como animal y de ingredientes de la naturaleza que aportan sabor y cercanía.

Prepáralo cuando se acerque el otoño y vengan los días de frío, en tu casa o en una reunión familiar. No te olvides de la presentación, con unas finas hierbas por encima para complementar el color blanco y la textura sabrosa de la cebolla. Cualquier complemento es bueno para dar vida a uno de esos platos que se comen con la vista y con el paladar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *