Pastel de zanahoria con crema de queso

Los postres elaborados con zanahoria o con verduras como el calabacín están muy de moda y es que más que sabor lo que aportan es una textura inimitable, dan un toque super jugoso y especial. Unos de nuestros preferidos es el pastel de zanahoria que hoy te lo traemos con crema de queso y un toque de azafrán.

 

Esta receta es la típica tarta que tienes en la nevera y que no dura ni dos días. Lo tiene todo, esponjosa, jugosa, húmeda y desprende un aroma que la hace irresistible. A todo esto, le tenemos que sumar una variedad de especias que hacen que en la boca el sabor sea una delicia y además posee el dulzor justo para que esos matices sean los auténticos protagonistas.

 

Y como broche final, la cobertura cremosa y dulce de queso que además de convertir este bizcocho en una tarta da un equilibrio perfecto de sabores. Me da la impresión de que no necesitas más motivos para ponerte manos a la obra.

Ingredientes para el bizcocho 

  • 300 gr de zanahorias
  • 300 gr de harina de fuerza
  • 1 naranja
  • 3 huevos L
  • 16 gr de levadura química en polvo
  • 110 gr de azúcar moreno
  • 40 gr de nueces peladas
  • 1 cucharada sopera de canela
  • 1/2 cucharadita de cardamomo en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 120 ml de aceite de girasol
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de de miel con azafrán

Ingredientes para crema de queso

  • 400 gr de queso crema
  • 70 gr de mantequilla
  • 70 gr de azúcar glas
  • 80 ml de nata para montar
  • 1 cucharadita de miel con azafrán

Elaboración pastel de zanahoria con crema de creso

Lo primero y para que sea todo más rápido preparamos todos los ingredientes para tenerlos a mano y ponemos el horno a precalentar 180 grados. La mantequilla, el queso crema y los huevos tienen que estar a temperatura ambiente cuando vayas a utilizarlos. La nata es muy importante que la mantengas en la nevera hasta que la vayas a utilizar.

Pela las zanahorias y tritúralas con un rallador pero que sea fino lo ideal es que queden bien picadas pero sin llegar a hacerse puré. Ralla la piel de naranja y exprimimos para conseguir  su zumo.

Una vez tengamos todo esto en un bol grande bate los huevos junto con el azúcar con unas varillas manuales o eléctricas hasta que la mezcla sea espumosa y con volumen. Después añade el aceite, las zanahorias trituradas, la ralladura de la piel de naranja y 4 cucharadas soperas de su zumo. Remuevelo todo poco a poco hasta que todos los ingredientes se integren bien.

Ahora corta las nueces en trocitos con un cuchillo (cuanto más pequeños queden los trocitos mucho mejor) y echalas en otro bol con la harina, la levadura, la sal y las especias.

Cuando ya lo tengamos todo integrado mezclamos con lo que teníamos en el otro bol y lo removemos para que se mezclen bien todos los ingredientes. La masa te puede parecer un poco espesa pero eso no quiere decir que la hayas hecho mal, es así.

El tamaño del molde puede ser de 22-23 centímetros, y antes de poner la mezcla pon un papel de horno y unta las paredes con mantequilla. Introdúcelo en el horno durante 25 minutos aproximadamente.

Ya tenemos la base, ahora vamos a preparar la cobertura de queso que es muy sencilla. En un bol pon la mantequilla (que deberá estar cremosa) con el azúcar glas y bate con unas varillas manuales o eléctricas hasta que la mezcla sea homogénea, sin grumos y un poco esponjosa.

Incorpora el queso crema y la miel con azafrán y vuelve a batir hasta que no haya grumos y por último añade la nata y bate de nuevo hasta que esté bien integrada y la crema resultante esté un poco esponjosa.

Una vez que se haya enfriado el bizcocho lo partes por la mitad y lo rellenas con una buena cantidad de crema de queso, después extiende el resto de la cobertura de queso por encima del pastel de zanahoria y ya la tienes lista para devorar.

¡Qué aproveche!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *