Dulce de leche con azafrán

Hoy os traemos una receta de un postre muy socorrido. El dulce de leche, además de poder tomarse solo, es el complemento perfecto para tortitas y crepes, gofres, helados, e incluso tartas.

 

A pesar de que tradicionalmente el dulce de leche se ha atribuído a Latinoamérica, concretamente a Argentina, los últimos estudios dudan de este origen. Nosotros no vamos a preocuparnos en este artículo por su nacionalidad, sino por enseñaos cómo prepararlo de forma tradicional, añadiendo un poco de azafrán de la Mancha para darle un toque especial.

 

Si ya estás decidido a preparar un dulce de leche, te recomendamos contar con el tiempo suficiente ya que, a pesar de no ser difícil de hacer, lleva unas 3 horas de preparación.

 

Ingredientes

  • 1 litro de leche entera
  • 250 gramos de azúcar
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Unas hebras de azafrán

 

Elaboración

Vierte la leche en una olla y ponla a fuego medio hasta que rompa a hervir. En ese momento añadimos el azúcar y bajamos el fuego para no siga hirviendo. Removemos la leche con el azúcar hasta que se disuelva.

 

Después, añadimos el bicarbonato y la vainilla. Ahora es cuando debemos de ser pacientes y esperar unas 2 horas y media hasta que por fin tengamos listo nuestro dulce de leche.

 

Tendremos que remover la mezcla de vez en cuando, cada 10-15 minutos, e iremos viendo cómo poco a poco se va espesando y tomando un tono más oscuro. Conforme se va espesando tendremos que remover con más frecuencia para que no se pegue.

 

Es importante que durante este proceso dejemos el fuego a nivel lento, ya que subirlo no acelerará el proceso, sino que lo echará a perder.

 

Hay que tener en cuenta que el tiempo es orientativo, ya que depende del lo lento que hayamos puesto el fuego. Retiremos del fuego cuando conseguimos una consistencia similar a de las natillas.

 

Tras retirar del fuego, tendremos que seguir removiendo unos minutos más. Notaremos que todavía se espesa un poco más. Repartimos en boles pequeños para poder servir en la mesa posteriormente y lo refrigeramos cuando deje de estar caliente.

 

En el momento de la presentación, añadimos unas hebras de azafrán, que le darán un toque especial a nuestro postre.

 

¿Te apetece hacer esta receta? Comparte con nosotros fotos y comentarios de tu plato en nuestras redes sociales de Facebook, Instagram y Twitter.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *