Pan casero de azafrán con hierbas aromáticas

La moda del Do It Yourself llega al pan. Y es que, para comer un buen pan no hacen falta medios especializados, ni panificadoras, ni amasadoras. Con un buen horno, podemos lograr un estupendo pan casero. Y, como no podía ser de otra manera, te proponemos pan de azafrán.

 

¿Qué ingredientes necesitamos? Harina, agua, sal, unas hebras de azafrán y paciencia. Mucha paciencia. Porque el pan no es amigo de las prisas. Y con estos ingredientes tan básicos conseguiremos un pan con más sabor y 100% natural.

 

Si quieres, también puedes agregar a nuestro pan otros ingredientes como semillas, frutos secos o hierbas aromáticas… Así, el pan tendrá un sabor fresco y auténtico, como a pan de toda la vida, pero con un toque original y hecho por ti.

 

Lo más importante para que el resultado sea espectacular es conseguir un buen prefermento. Te preguntarás, ¿qué es eso del prefermento? Lo que se ha venido llamando masa madre de toda la vida.

 

Conseguir una masa madre desde cero es muy fácil. Se trata de una mezcla de agua, harina y levadura que se fermentan previamente durante unas 3 o 4 horas como mínimo. Aunque lo ideal, al igual que hacían nuestras abuelas, es dejarla reposar un día o emplear la masa de la cocción del pan del día anterior. Este fermento ayuda a que las bacterias de las levaduras aporten todo el sabor y aroma posibles a nuestro pan. Pero necesitan tiempo. Lo ideal será dejarlos reposar durante toda la noche.

 

Receta: pan casero de azafrán

Ingredientes

Para la masa madre

  • 100 g de harina de fuerza
  • 100 ml de agua
  • 5g de levadura fresca levital 

Para la masa del pan

  • 600 g harina equivalente a una suma de 200 g de fuerza, 200 g de harina integral y 200 g de centeno
  • 20 g de levadura fresca
  • 300 ml de agua mineral tibia
  • 1 cucharada de lecitina de soja granulada
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • 1 rama de perejil fresco
  • 2 o 3 hebras de azafrán de La Mancha
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de romero picado

 

Elaboración

La noche antes de preparar el pan, hay que elaborar la masa madre. Para prepararla, tenemos que mezclar en un recipiente la harina, el agua y los 5 g de levadura. Dejaremos la mezcla reposar en el frigorífico, cubierta por un film, durante toda la noche.

 

Al día siguiente, prepara el pan comenzando por mezclar las harinas con la levadura, la lecitina y las hierbas aromáticas. Después hay que amasar una montaña con esta mezcla y hacer un hueco en el centro.

 

Por otro lado, añade a un mortero los dientes de ajo, las hierbas aromáticas, las hebras de azafrán y una pizca de sal para preparar un majado. Añade un poco de agua a la mezcla resultante y viértela en el hueco que has hecho en la harina.

 

Introduce la masa en la bandeja del horno y deja levar durante hora y media con el horno apagado. Realiza un segundo levado de 30 minutos. Saca el pan del horno, y con éste apagado, introduce un recipiente con agua y pulveriza las paredes del mismo. Pon a precalentar a 200ºC.

 

Haz unas incisiones en el pan, espolvorea harina en la superficie e introduce el pan para que se hornee durante 40 minutos. Una vez cocido, hay que dejarlo enfriar en el mismo recipiente del horno.  Cuando el pan se enfríe podremos degustar un delicioso pan casero, con el sabor de toda la vida y la chispa del azafrán.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *