Lukssekatter, tu dulce de navidad con azafrán

Entramos en el mes de diciembre, un mes con un espíritu especial, el espíritu navideño. Nos hace pensar más en los demás, comenzamos a preparara la navidad entre los nuestros con menús especiales para ese día que pasaremos junto a nuestra familia.

Alguna vez os hemos hablado de un dulce, es típico de Suecia y a nosotros nos encanta porque lleva azafrán, se trata de los Lukssekatter o panecillos dulces de azafrán. Es típico comerlos en Suecia el día de Santa Lucía que se celebra el 13 de diciembre.

Así que os traemos la receta con tiempo suficiente para que podáis comerlos ese día y si os gusta prepararlos para esta navidad.

Ingredientes para Lukssekatter o panecillos dulces de azafrán

Todos los ingredientes deben usarse a temperatura ambiente. Estas cantidades da como para 15 panecillos.

Ingredientes para el leudo o masa fermentada
40 g de levadura fresca
5 dl de leche, a temperatura ambiente (aproximadamente 18 a 20 grados C)
500 g (o 8 dl) de harina de trigo
200 g de azúcar blanca
azafrán (0.5 g) o unas cuantas hebras

Ingredientes Decoración
Pasas, remojadas en agua (preferiblemente desde la noche anterior)

Ingredientes Acabado
Un huevo revuelto

Elaboración Lukssekatter o panecillos dulces de azafrán

Disuelve la levadura en agua tibia en un recipiente grande. A continuación, añade los siguientes cuatro ingredientes y bate por aproximadamente 15 minutos. Luego, cubre con un paño de tela para que la masa crezca, aproximadamente 30 minutos.

Cuando la masa haya crecido por primera vez, agrega la sal, la harina y el huevo. Mezcla todo bien, aproximadamente 10 minutos. Agrega la mantequilla poco a poco, sin dejar de mezclar.

Cuando todos los ingredientes se hayan mezclado uniformemente, corta y moldea la masa en lussekatter. Decora con las pasas y ponlos sobre papel de hornear en una bandeja de horno.

Cubre los lussekatter con un paño de tela y déjalos que reposen nuevamente de 1 a 3 horas, según la temperatura de la cocina . Revisa cada cierto tiempo para ver si van creciendo hasta aproximadamente el doble del tamaño que tenían originalmente.

Hornea a 200 grados C de 5 a 8 minutos, hasta que estén doraditos. Para finalizar, unta el huevo revuelto con la brocha inmediatamente se sacan los bollos del horno. Deja enfriar antes de servir.

 

¡Truco! La levadura debe ser fresca ya que es algo característico de estos panes y es lo que hace que tengan su sabor.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *