Cuchaule o pan suizo de azafrán paso a paso

El Cuchaule o pan suizo de azafrán es un tipo de pan exquisito que se asemeja mucho al brioche. Si viajas a Suiza, una de las cosas que más llamará la atención es la cantidad de variedades de panes que tienen. El pequeño país alpino cuenta con  aproximadamente entre 200 y 300 tipos de panes diferentes, todos ellos deliciosos.

 

Aunque es tierno y como hemos dicho se asemeja al brioche o pan de leche, el Cuchaule o pan suizo de azafrán tiene menos grasa. Su principal característica es su ternura y aroma, que se consigue gracias al azafrán, ingrediente fundamental de la receta. Si te animas a hacerla, no dudes en utilizar azafrán de La Mancha, pues el resultado es espectacular.

 

Receta: Cuchaule, al rico pan casero

Ingredientes

  • 500 g de harina de fuerza
  • 1 sobre de levadura
  • 1 vaso de leche
  • ½ vaso de agua
  • Hebras de azafrán
  • 2 huevo
  • 50 g de azúcar
  • 40 g de mantequilla
  • Sal

Elaboración

Lo primero para elaborar esta receta es preparar la masa. Empezamos con la harina y la levadura, a la que añadimos la leche, el agua, un huevo batido y azúcar. Mezclar la masa hasta que todos los ingredientes estén incorporados y dejamos reposar unos 30 minutos, tapada con un trapo de cocina.

 

Un consejo: en repostería, es mejor dejar la mantequilla fuera del frigorífico durante un rato a temperatura ambiente antes de utilizarla en la receta.

 

Cuando hayan pasado los 30 minutos de reposo de la masa, añadimos la mantequilla como te hemos aconsejado, a temperatura ambiente. Tras la mantequilla, incorporamos una pizca de sal y unas hebras de azafrán. Volvemos a amasar, esta vez, con mucha más energía, durante 10-15 minutos, hasta obtener una masa elástica y homogénea.

 

Dejamos nuevamente reposar la masa tapada hasta que ésta doble su volumen.

 

Volvemos a amasar otra vez hasta deshinchar la masa y le damos forma al pan. El Cuchaule tradicional tiene forma redonda, por lo que lo suyo es hacer una bola grande.

 

Colocamos la bola en una bandeja de horno y la ‘pintamos’ con el otro huevo y un poco de leche. Dejamos reposar 20 minutos más.

 

Mientras el horno se precalienta a 180 grados, puedes untarlo de nuevo con una segunda capa de huevo y leche y dibujar en el pan unos rombos con un cuchillo, para que tu creación se parezca lo máximo posible al típico Cuchuale suizo.

 

Ya casi está listo, solo tenemos que hornear durante unos 35-40 minutos, o hasta que suene hueco al golpear la base.

 

Antes de hincarle el diente deja el pan enfriar por completo sobre una rejilla.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *