Historia del Azafrán

hostoria-del-azafrán

 

El nombre de azafrán deriva del persa “safra” que significa amarillo.

El azafrán es sin duda la especie más antigua y utilizada por el hombre. El cultivo de ésta planta está estrechamente relacionado con las más cultas civilizaciones del Mundo Oriental. Por lo tanto, su descubrimiento en Occidente esta marcado por los progresivos desplazamientos de los pueblos que, de Este a Oeste, conformaban las diferentes culturas de la cuenca mediterránea.
Concretamente, el azafrán fue introducido en España durante la dominación árabe. La cocina arábiga era muy pródiga en condimentos herbáceos, y el azafrán era el más importante usado como colorante y aderezo en la mayoría de sus platos.

El azafrán ha sido utilizado a lo largo de la historia por sus propiedades medicinales y también por su poder colorante y su agradable aroma.

Ya en el Antiguo Egipto se utilizaba el azafrán como esencia aromática así como un excelente tinte.

En la Grecia Clásica era utilizado además de cómo excelente perfume, para la composición de fórmulas medicinales.

Los Romanos utilizaban el azafrán como infusión e incluso como afrodisíaco.