Recogida y monda de la rosa del azafrán, un espectáculo sensorial

Llega uno de los momentos del año más esperados para los productores de azafrán. La recolección de su flor, también conocida como la rosa del azafrán. Las condiciones climatológicas de nuestra zona hacen que, entre finales de octubre y principios de noviembre, florezcan los campos y, por ende, llegue el momento de la recogida y monda de la rosa del azafrán.

 

La labor es un espectáculo para los sentidos. La vista se deleita con los tonos violetas de las flores y la destreza de los recolectores, quienes regalan los oídos con anécdotas y hazañas. El tacto maneja delicadamente tan preciada flor. De él, dependerá que el azafrán conquiste paladares, seduciendo al gusto.

 

El azafranal es testigo de una orquestada función, en la que todo debe hacerse con extremo cuidado. La recogida de la flor del azafrán se realiza durante las primeras horas del día para que el calor no la deteriore. Para ello, es necesario un experimentado y preciso pellizco que logre conservar los estigmas.

 

La monda del azafrán

Una vez recolectadas, las flores deben colocarse cuidadosamente en cestas. Éstas se transportan hasta el lugar en el que vaya a realizarse la monda. Una vez allí, se extienden sobre una superficie seca, para evitar que se apelmacen.

 

Después de su recogida llega el momento de la monda de la flor o desbriznado. Para ello, se sacan los estigmas de la flor del azafrán y se colocan en un recipiente para proceder a la siguiente fase del proceso, el tostado.

 

Del tostado del azafrán dependerá su contenido en humedad, su poder colorante y aroma. Aspectos que determinarán la calidad del azafrán y razón por la cual, esta tarea, la deben realizar personas con una dilatada experiencia en la materia.

 

Una vez tostado, el azafrán se almacena en envases que lo preserven de la humedad y de la luz.

 

Si tienes la oportunidad, te invitamos a que seas testigo en primera persona de la recogida y monda de la rosa del azafrán. Así, podrás comprobar tú mismo todo lo que implica obtener un azafrán de la máxima calidad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *