Potaje de vigilia con pimentón

 

Se acerca la Semana Santa y en nuestra tierra hay platos típicos que os queremos enseñar a hacer. Con esta receta de “Potaje de Vigilia” hoy os mostramos otra de nuestras especias como es  “el pimentón”.

Hay quien lo cocina durante toda la cuaresma, pero el día típico que en casi todas las casas se hace es el Viernes Santo.

Ingredientes Potaje de Vigilia

  • 300 gr de garbanzos secos
  • 300 gr de bacalao desalado
  • 250 gr de espinacas frescas
  • 2 cebollas medianas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 1 rebanada de pan
  • 1 cucharada de postre de Pimentón
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración Potaje de Vigilia

Antes de ponernos a cocinar tenemos que desalar el bacalao y poner en remojo los garbanzos el día de antes. Con 12h para los garbanzos es suficiente y si queréis le podéis poner una cucharada de bicarbonato o un puñado de sal.

El bacalao para que se quede desalado debería estar en agua unas 48h o también está la opción de comprarlo ya desalado en la pescadería.

 

Ponemos s cocer los garbanzos, 1,5h si tienes tiempo y lo vas a hacer en olla tradicional o 15-20min en una olla exprés. Le añadimos 2 dientes de ajos y la hoja de laurel.

Mientras se cuecen los garbanzos podemos aprovechar y hacer el sofrito. Se pica un diente de ajo y el otro diente solo pelado. Picamos las cebollas en juliana.

En una sartén  echamos aceite al gusto y ponemos el ajo a freír cuando esté dorado retiramos el diente y ponemos la cebolla, salamos un poco, cuando esté pochada apagamos el fuego y atemperamos. Añadimos el pimentón y removemos para que todo se quede bien mezclado y reservamos.

Ponemos a hervir el huevo que luego lo utilizaremos en la fase de emplatado.

Cuando estén los garbanzos cocidos, pasamos el caldo colado a otra cazuela junto a los garbanzos ya sin ajo ni laurel.

 

En esta nueva cazuela lo ponemos a hervir a fuego medio de nuevo, cuando empiece a calentarse mezclamos el sofrito  y removemos. Se ponen también las espinacas. Comprobamos la sal y dejamos hervir 2 minutos.

Desmigamos el bacalao, añadimos a la cazuela y lo movemos para que se mezcle de nuevo todo. En 5 minutos estará listo nuestro potaje.

 

Para espesar el caldo freímos el pan para que quede dorado y crujiente, lo ponemos en un mortero desmenuzado, ponemos el diente de ajo y lo machacamos, pasados los 5 minutos que habíamos dicho lo mezclamos en el potaje.

Justo antes de servir pelamos el huevo lo cortamos en rodajas y lo ponemos en la cazuela.

 

También es muy típico ponerle rellenos de bacalao.

 

Para Los rellenos:

  • 100 g de miga de pan del día anterior
  • 50 g de bacalao desmigado, sin piel ni espinas
  • 2 huevos batidos
  • aceite para freír
  • 1 ajo, perejil

 

Dinos si eres de los de con rellenos o sin ellos ;)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *