El azafrán y los productos de otoño

El otoño ha llegado y en esta nueva estación llena de tonalidades marrones y ocres se cuela el rojo del azafrán. Esta especia tan apreciada es el complemento ideal para elaborar platos con productos de temporada. Así, el azafrán se lleva muy bien con la calabaza y las setas, dos de los productos estrella del otoño. Por eso te vamos a dar algunas ideas y sugerencias para que pongas un toque de azafrán en tu cocina esta temporada.

Una de las opciones más frecuentes cuando el frío empieza a asomar son los guisos. E incorporar un poco de azafrán a tus guisos es casi una obligación. Por ejemplo, un guiso de bacalao y setas brillará mucho más si tiene un cierto aroma de azafrán. Los boletus son los idóneos para este plato caliente, para el que tendrás que tostar las hebras de azafrán incorporándolas a una sartén con aceite, pimentón, ajo y cebolla. Unas patatas cortadas en tacos, un poco de caldo de pescado y el bacalao desalado completan este estupendo plato.

Y si eres más de potajes, no puedes dejar de probar este que incorpora alubias, chorizo, calabaza y, cómo no, azafrán. Una vez picada la cebolla y el ajo en una sartén con aceite, incorpora la calabaza en dados y las hebras de azafrán. Después, añade tomates picados y un poco de pimentón. Por otra parte, pica zanahoria y puerro en una olla con alubias rojas. Cuando todo esté listo, junta ambas partes, añade chorizo y judías y… ¡A disfrutar de este potaje!

El azafrán: un gran aliado de las cremas con productos de temporada

El azafrán aporta todo su aroma y queda muy bien con ciertos productos de otoño convertidos en crema, como la calabaza o las setas. Y si de calabaza hablamos, esta es la forma más fácil de disfrutar de ella. Así, no querrás tomar otro primer plato que no sea esta crema de calabaza con moscatel y azafrán. ¡Toma nota de la receta para poder disfrutar de ella este otoño!

Para preparar este plato necesitarás unas 10 hebras de azafrán, un kilo de calabaza, medio vaso de leche, otro medio de moscatel y mantequilla. La realización es muy sencilla: en una olla, calienta la mantequilla e incorpora la calabaza en trozos durante unos minutos. Añade agua bien caliente y cuando esté tierna, se bate todo junto con la leche. Luego, ponlo otra vez en el fuego con el azafrán y el moscatel. Sírvela bien caliente y, si quieres, añádele piñones como adorno.

Si decides incorporar el azafrán de hebra, todos tus platos adquirirán un sabor natural y mucho más color, con las tonalidades propias de la planta. Pruébalo, ¡no querrás cocinar sin tenerlo bien cerca!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *