Tueste del Azafrán

 

Seguimos con las fases del azafrán. Si en anteriores posts hablábamos de las etapas que van del cultivo hasta la monda, ahora vamos a ir con el siguiente paso: el tueste o secado de nuestro oro rojo. Y es que, después de recolectar y de mondar los filamentos del azafrán, es el momento de secarlos y tostarlos, con el objetivo de eliminar el agua que sobra y proceder a su conservación.

¿Cómo se tuesta el Azafrán?

En primer lugar, vamos a necesitar un cedazo, que permita distribuir los filamentos del azafrán por toda su superficie. Este recipiente se coloca sobre una fuente térmica (estufa, brasas…), que deberá proporcionar calor de una manera suave, constante, uniforme y sin humos con el fin de no comunicar sabores u olores extraños al azafrán. Se recomienda mantenerlo a 80º-90º durante 20 o 30 minutos aproximadamente.

De un kilogramo de azafrán verde sin tostar obtenemos aproximadamente 80 gramos de azafrán tostado listo para el consumo.

En casa:  Si quieres tostar el azafrán en casa, tienes que envolverlo en un papel de aluminio y meterlo en el horno durante unos 3 minutos a 160º. A continuación puedes estrujarlo un poco con los dedos para que sea más fácil de espolvorear en tus platos. En este vídeo puedes ver cómo se hace.

¿Dónde se conserva el Azafrán?

El azafrán se tiene que conservar en un lugar limpio, seco y protegido de la luz, para mantener mejor sus propiedades. En algunos casos, se envuelve el azafrán recién tostado en sacos de lana; en otros casos, se conserva en cajas resistentes al óxido (unas veces de metal y otras de madera); en algunas ocasiones, se introduce en envases de vidrio o de barro, también en bolsas de plástico…

Lo ideal es utilizar un recipiente que se pueda cerrar herméticamente para guardar la esencia del azafrán a lo largo del tiempo. Algunos de los formatos más populares para la venta son las cajas y los tarros, cómodos y prácticos para almacenar otro tipo de condimentos una vez consumido el azafrán que llevan dentro. Como ejemplo, nuestros productos de Saffroman y Antonio Sotos Gourmet, que además se pueden conseguir en cristal o metal.

El ciclo del Azafrán

Con esta última fase, se cierra el ciclo del azafrán: el cultivo, la cosecha, la monda, el secado y la conservación. Desde que se planta el bulbo hasta que termina envasado, el azafrán pasa por un cuidadoso proceso en el que intervienen factores como el clima, el terreno, las herramientas de trabajo, las personas… Todo este esfuerzo va destinado a crear un azafrán de calidad, que pueda servirse y disfrutarse en la mesa.

Síguenos en las redes para saber más curiosidades e información útil sobre el azafrán, y coméntanos qué te ha parecido el post para que sigamos escribiendo más. ¡Te estamos esperando!

¿Aún tienes dudas sobre cómo se seca el azafrán? Te dejamos un vídeo en el que puedes ver cómo lo tostamos en Antonio Sotos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *