Apariciones del azafrán en la mitología griega

 

El azafrán es la especia más antigua utilizada por el hombre. En Sumeria, considerada la primera y más antigua civilización del mundo, lo empleaban por sus propiedades medicinales en pócimas y ungüentos. En la antigua Grecia, por sus propiedades aromáticas y colorantes; los egipcios preferían su poder afrodisíaco y aromatizaban con azafrán baños y templos. En otras culturas, era símbolo de riqueza, belleza y elegancia, y es raro que una mitología no lo incorpore en sus leyendas.

 

En concreto, en la mitología griega, encontramos distintas referencias al azafrán. Una de ellas sobre el origen de la planta. Lo narra el poeta Ovidio en ‘Las Metamorfosis’. Explica cómo Crocus se enamora de una bella ninfa, Smilax. En un principio, la atracción fue mutua, pero al final, Crocus fue rechazado. Éste, que no quería aceptarlo y obcecado, se transformó en una flor de azafrán.

 

Otra historia cuenta que Crocus, amigo del dios Hermes, fue herido accidentalmente en la frente cuando jugaban al disco. Hermes, que no quiso herir de muerte a su amigo, transformó la sangre que brotaba de su frente en una flor de filamentos rojos y amarillos, el azafrán.

 

Divinas propiedades

También según la mitología griega, Zeus dormía sobre un lecho de azafrán para aumentar su vigor convencido de sus propiedades afrodisíacas. Eran habituales entre ellos las infusiones de azafrán para evitar la embriaguez. Y los antiguos romanos también dormían sobre almohadas de azafrán creyendo fielmente en sus propiedades antiresaca.

 

Como ves, las referencias y leyendas sobre el azafrán son innumerables. La primera vez que se documentó fue en el siglo VII a.C. Lejos quedaron ya las propiedades mágicas de la planta. Hoy en día, su valor reside en sus propiedades nutricionales y en su inconfundible aroma y sabor, capaces de elevar un plato al reino de los dioses.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *